“¿Feminista yo? Uy, qué va”

Hay cosas que claman al cielo. Otras que claman un poquito más que éstas anteriores. Y otras como las que voy a relatar a continuación.
Resulta que me disponía yo a pasar una agradable velada con una amiga mía, de toda la vida. Me parece oportuno señalar por lo que sigue, que ella hizo estudios universitarios, es culta, y siempre está criticando o contando qué-tal-el-último-libro.
Como hacía tiempo que no nos veíamos, tocaba contarnos biografías mutuas. Así que le conté que fundamos el Colectivo FeM, y bueno, que claro, que sí, que somos feministas. A lo que siguió un gesto de escepticismo, unos metros de silencio, y un “¿Feministas?”. Con lo que entramos en una dialéctica algo tensa en la que obtuve una victoria algo pactada y medio dejada estar.

Tras ello, llegué a mi casa y me puse a pensar. Una mujer, adulta, joven, e inteligente, cree (o creía) a pies juntillas que:

– Feminismo es lo opuesto a machismo. Con todo lo que esto conlleva.
– Hay igualdad efectiva y real a día de hoy entre hombres y mujeres. Hilarante.
– Que haya porcentajes prominentes de mujeres estudiando ciertas carreras o que se inclinen a ciertas profesiones (que se identifican claramente con roles de género) se debe simple y llanamente a “gustos”
– Las mujeres llevan estos gustos de manera innata, y hay diferencias neurológicas claras que inclinan a las niñas y a los niños a elegir diferentes modos de divertirse y modos de vida.

Si esto lo piensa una persona con las carácteristicas antes citadas. ¿Qué podría pensar el resto de la población? Tampoco hay que pensar que por leer o haber estudiado menos automáticamente una persona puede pensar lo mismo o de manera más “radical”, pero tampoco hay que menospreciar la idea de que hay un sector bastante amplio de la población igual o menos formada, o incluso más, que piensa esto. Y no es la primera vez que me topo con este hecho, y por supuesto que vosotras tampoco.

En fin, quería señalar la importancia de esto, y de que como mi amiga, hay miles de mujeres (y hombres) que aún tienen estas ideas sobre la mujer y el feminismo. Esto es peligroso, porque supone no ya la no identificación con la ideología feminista, sino un “tácito” alejamiento de las propias mujeres por las ideas que defendemos y la lucha por la igualdad y las injusticias que a diario se cometen o que se maquillan por “es que es la costumbre” o “eso ya solo lo hacen las personas mayores”.

Imagino comentarios similares en las anteriores oleadas de feminismo, y que ahora serían impensables. Ojalá ocurra lo mismo en un futuro. Supongo que es cuestión de tiempo y lucha cambiar la conciencia de la gente, porque en mi opinión es el principal pilar para el cambio.

Y por supuesto, feliz año a todxs.

Un pensamiento en ““¿Feminista yo? Uy, qué va”

  1. Me quedo con “Esto es peligroso, porque supone no ya la no identificación con la ideología feminista, sino un “tácito” alejamiento de las propias mujeres por las ideas que defendemos y la lucha por la igualdad y las injusticias”, sí señora, muy buena reflexión, que nos da pie, además, a legitimar nuestro naciente colectivo ante la grave situación de consideración social e intelectual que en demasiados crírculos sufre la ideología feminista.

    Un beso, valiente, mujerona.

¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s