El sexismo en la cancha y el deporte falocéntrico

Diana Taurasi. Diana Taurasi es el nombre que debía estar en boca de todas nosotras, de todos los forofos del deporte, que son muchos; de todo el periodismo deportivo, de todos los TT de las redes sociales, porque ha sido una de las únicas deportistas en ponerle freno a un sexismo amenazante que ha vejado a todas las mujeres en general y a las deportistas y baloncestistas en general, cosa que, como comprenderéis, y aunque no se note en prensa, porque las mujeres y nuestros avatares suelen ser tratados como anécdotas o noticias de segundo orden, está bastante más arriba del resultado Barça-Madrid, por ejemplo, en la escala de prioridades deportivas y periodísticas.

A finales del año pasado saltaba al candelero la noticia de las nuevas decisiones de la FIBA en cuanto a la equipación femenina, y que suponen una flagrante infracción a los derechos de las mujeres a su propia imagen, instando a las jugadoras a llevar pantalones diez centímetros por encima de la rodilla y con una anchura máxima de dos centímetros entre la piel y la tela. La sorpresa que las F.E.M nos llevamos al comprobar que las declaraciones venían de la mano de una señora exbaloncestistas nos hicieron replantearnos si echarnos a reir a pataleta o a llorar desconsoladas. Esto dice Elisabeth Cebrián, miembro de la Comisión de la Mujer de la Federación Internacional de Baloncesto, en el Diario Público, preparad pañuelos, por si lloráis de risa o consternación:

Las camisetas deberán ser entalladas para que las chicas puedan lucir “sus cuerpos atléticos (…) El objetivo es diferenciar los uniformes de los hombres de los de las mujeres, porque nosotras tenemos identidad propia”. Buscamos hacer el baloncesto femenino “más atractivo” para las jugadoras, para los espectadores y, como no, para los medios de comunicación.Esto “no tiene nada de sexista”  pretende “ensalzar las cualidades de la mujer como una atleta y no como un objeto”

Normas de la Euroliga (Fuente-As)

Diana Taurasi es jugadora de Baloncesto en el Galatasaray turco, y está considerada la mejor jugadora del mundo. Ella, la Asociación Jugadoras de Baloncesto, El Consejo de Mujeres del municipio de Madrid y unas cuantas asociaciones y colectivos más se han negado a aceptar tan injusta imposición, teniendo que hacer frente la Taurasi a un total de medio millón de euros en multas por no acatar la norma reglamentaria de la FIBA y por, habiendo sido avisada de la sanción, reincidir.

Desde Feministas en movimiento, y en solidaridad con las compañeras baloncestistas, las mujeres deportistas o aficionadas al deporte y con la multada Diana Taurasi, queremos:

Revindicar el derecho de las mujeres y sus circunstancia a ser representadas en los medios de comunicación y en el periodismo deportivo en igualdad de consideraciones con respecto a los hombres, y no como mera contraportada de algún diario sexista, negándonos a la feminización y masculinización de diversas prácticas deportivas.

Resaltar que las medidas de la FIBA son condenables, injustas y sexistas, suponiendo una acción intolerable dentro de las federaciones deportivas a nivel internacional, y en el campo del derecho laboral, ya que vulneran el derecho de las mujeres a la propia imagen, quedando expuesta su intimidad en la cancha, su lugar de trabajo.

Aclarar que la mujer no debe ser considerada en parámetros con respecto al hombre, siempre a su sombra, como nos quiere hacer ver el cambio de reglamento de la FIBA, que pretende apostar por el baloncesto femenino como espectáculo, haciéndolo llamativo para un gran público varón. No podemos tolerar que las mujeres deportistas sean consideradas amateurs y aficionadas. La mujer existe en el deporte de élite, y, por tanto, Exigimos que sea valorada como tal, trabajadora y profesional, y no como una exposición del cuerpo de las mujeres: la mujer deportista juega, no se exhibe.

Apoyar a Diana Taurasi y a todas las asociaciones de mujeres baloncestistas y deportistas para recalcar que no están solas, que lucharemos codo con codo por la erradicación de cualquier tipo de discriminación (en este caso deportiva), y que si nos tocan a una, nos tocan a todas.

Amenazar con apelar a los organismos pertinentes como la Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las mujeres, si la FIBA no recapacita sobre su decisión y si la recogida de firmas de Actuable no ejercen la presión pertinente.

Feministas en Movimiento os pide desde aquí que firméis la petición siguiente y la difundáis en apoyo y solidaridad a Taurasi y al deporte femenino.

Clickea aquí para firmar la petición y enviar tu protesta al presidente de la FIBA

Salud, y viva la Lucha de las Mujeres.

Colectivo F.E.M

Anuncios